Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[370] Sal.

El 40 de mayo no ha pasado aún, porque ese día no existe.

sal

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Archivado en: voluntad

[352] Puntilla.

Ayer Aleph me invitó a cenar, en justa correspondencia al sudor que derramé ayudándole a transportar algunos de sus muebles, que son los que él necesita para almacenar su música (¿los sonidos se pueden guardar? ¿el llanto dura? ¿las carcajadas permanecen?). La camarera desesperaba mientras esperaba a que yo decidiera mi cena: nada me tentaba, nada me repugnaba. Lo difícil era tomar una decisión, lo difícil era optar, lo difícil era saber.

puntilla

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

[349] Hábitos.

En esta casa, que es un poco zoo, va a haber que introducir algunos cambios con carácter de urgencia.

habitos

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

[343] Abisal.

Durante unos días me hallo en un exilio bastante voluntario, entretenido en fotografíar objetos histórico-artísticos a los que se supone que salvaré de la destrucción y que tantas veces encuentro medio destruídos ya. Y es que los vándalos tienen los pies ligeros.

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

[326] Mentiras.

Hoy no ha amanecido. No creo que lo haga ya. A ver mañana…

Desde esta mañana -si es que la mañana nace- tengo frío en las articulaciones, en los brazos, en las palmas de las manos y en otros sitios menos secos y más sanguíneos. También en esta ciudad, istmo que hiende el océano, ha empezado esta mañana a llover una lluvia mansa, obstinada, húmeda, generosa en lágrimas y metafórica de dolores que ha llegado cabalgando olas blancas como corceles, olas blancas como borreguitos, olas blancas como armiños, pero también frías y llorosas con alaridos que se rompían contra las rocas del Orzán, que son viejas y están cansadas ya. No sé si es esta luvia causa de mi frío o es el frío motivo de la lluvia. O quizás la lluvia y el frío sólo se han encontrado de paso en mi dormitorio por la mañana, y se han saludado a los pies de mi cama como buenos vecinos, pero sin deberse nada el uno a la otra y vice versa, y sin reparar en que allí estaba yo, mojado y tiritante, con una soga al cuello que me robaba las ganas de salir de entre mis mantas peludas y amorosas.

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

[323] Filomena.

Recuerdo hoy, no sé por qué, aquel cuento de Andersen en el que una golondrina iba arrancando una por una las pequeñas láminas de oro que recubrían la estatua de un príncipe para depositarlas en manos de aquellos que más necesitaban auxilio. Siempre me pareció que ese cuento hablaba de la ingratitud, pero también de la generosidad. La estatua, ya desnuda de oro, perdía a los ojos de los hombres toda belleza y caía en el olvido, y a sus pies el cadaver de una golondrina cautivada del hermoso corazón de un príncipe.

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

[321] Ojalá.

Este verano está siendo lindo, útil, divertido y provechoso, pero también está siendo una especie de caída del caballo, al estilo de san Pablo, o sea, estilo corintio, que sería toscano de no ser por el anacronismo manifiesto. Y digo que lo está siendo porque yo sigo viendo verano mientras no me hagan falta guantes ni bufanda, que pronto saldrán del armario, lo cual, por cierto, yo nunca he necesitado hacer.

En fin, menos proposiciones subordinadas, que el lector se pierde.

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

[313] Merecer.

  1. tr. Hacerse digno de lo que corresponde, sea recompensa o castigo.
  2. Tener cierto valor o grado de estimación una cosa.
  3. intr. Hacer méritos, ser digno de recompensa.
  4. merecer la pena loc. Valer la pena, compensar.

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

[310] Prendedor.

Ésta en la enésima vez que rehago este post, en el que hechos dolorosos acaban cobrando forma de palabras más analíticas y descriptivas que expresivas o lacrimales. Ya sé que esto es decir poco o nada, pido disculpas por ello al respetable. Intentaré explicarme mejor, aunque advierto que a cada nueva vuelta que le doy a este texto se hace más incomprensible incluso para mí mismo, lo cual es el mayor de los despropósitos.

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

[301] Ristra.

Este andar con la casa a cuestas me trastorna bastante, me malhumora y me provoca ansiedad y melancolía, que es un sentimiento como de folletín de tiempos victorianos, como victoriano soy yo mismo. En fin. Durante la semana apenas estoy bajo techo, como no sea para dormir, y el fin de semana regreso al hogar (¿mi casa es mi hogar?) para abandonarlo enseguida en busca de mejor compañía que la soledad o la familia, que son ambas inventos del diablo.

La Argentinita & Federico García Lorca. Nana de Sevilla. 1931.

Lee el resto de esta entrada »

Archivado en: voluntad

Estadísticas

  • 71,356 hits

Contacto

sisifosehaceviejo@gmail.com

Archivo