Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[293] Lázaro.

Me he comprado un reloj de pulsera con los réditos de mi trabajo, ahora que nos hemos subido el sueldo hasta alcanzar, por fin, el nivel de un subsahariano sin papeles. Mi reloj tiene dos manecillas, una esfera luminosa y cianótica y una cebolla que sólo sirve para cambiar la hora, porque no necesita cuerda. No me lo quito ni para dormir, ni para ducharme ni para ir a misa, y lo gracioso es que no me molesta, como si ya se hubiera convertido en una extensión de mi muñeca, en un tumor de acero inoxidable que late a distinto ritmo que mi corazón, en un grillete al que enseguida me he sometido, en la bomba de relojería de un terrorista suicida.

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: reflexión

[264] Clave.

clave

Estoy empezando a creer que la clave de todo está en el perdón.

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: reflexión

[215] Sequía.

Llevo una temporada bastante dilatada de asombrosa estirilidad creativa, entendiendo que es creación esto de escribir un blog. No sé muy bien a qué atribuirlo. ¿Será que no me es tan necesario como antes? ¿Será que aquello que preciso decir no brota o es de más difícil elaboración? ¿Será que me he aburrido que divagar? Esto último es improbable, siempre he sido de esos que se pueden pasar horas hablando de la tierra y el mar con un té en una mano y un cigarro en la otra.

sequia

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: reflexión, sueños

[208] Excusado.

Este post está escrito pensando especialmente en mis hermanos venezolanos.

Vean el siguiente vídeo y hagan una valoración del grado de urbanidad del que hace uso cada uno de los que en él intervienen.

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: reflexión

[185] Renuncia.

renuncia

Mi padre creció en una familia en la que todas eran mujeres, salvo mi abuelo. Mi abuela siempre decía que era raro que mi padre no hubiera salido marica, habiéndose criado en un ambiente tan femenino, aunque ella utilizaba términos más epitetónicos que ése. Era mujer decimonónica y para colmo creció en el rancio Ferrol entre señoritas cuya única ciencia era la de saber bordar, servir el té y tocar el piano.

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: reflexión, retrospección

[102] Señoría.

señor juez

Me dirijo a Vuestra Señoría para informarle de que en la tarde de hoy, a las dieciocho horas, he recibido una llamada telefónica en mi domicilio, realizada por una persona que ha mantenido conmigo una conversación cuya literalidad ha sido la siguiente:

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: reflexión, vergüenza

[098] Tabernáculo.

tabernaculo

Ayer tuve una bonita sesión de chateo con Aleph, lo cual es mucho más de lo que yo podría haber esperado hace pocas semanas. Al menos hay una via de comunicación abierta que no se limita a los encuentros casuales y esporádicos en la calle o de marcha cualquier sábado. Siento la necesidad de no tener flecos deshilachados en las mangas de mi casulla y de saber que lo que ha tenido que ver con Aleph está bien rematadito, con su pespunte de hilo de oro y todo. Yo insisto en que necesito mantener esa comunicación en el terreno de lo superficial y él me presiona para que entremos a tratar lo que ha pasado entre nosotros.

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: dolor, reflexión

[076] Autopsias.

autopsias

Yo nací antes de la muerte de Carrero Blanco. Los juguetes de mi infancia no gastaban pilas ni hacían ruido. Vestí pantalones cortos y zapatos Gorila y comí queso de tetilla y pan de maiz. Jugába con los amigos en el átrio de San Nicolás hasta la hora de la cena, y después leía hasta altas horas libros que robaba de la biblioteca de mi abuela.

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: memoria, reflexión, retrospección

[063] Giudicare.

Fabrizio Moro. Pensa.

Archivado en: reflexión

[062] ¿Ideologías?

El día que decidí comenzar este blog no sabía lo que hacía. Sin darme cuenta me puse en un escaparate en el que, a modo de terapia de grupo, blogueros activos y público silencioso mostrarían su solidaridad conmigo en aquellos temas que cada día me hacen difícil la vida y me incitarían a hacer lo propio con sus casos. Con algunas de estas personas he llegado a tener, en un plazo de dos cortos meses, la ilusión de que una cierta amistad nos une, o al menos un sentimiento de fuerte afinidad mutua. Por si esto fuera poco mi autoestima, vapuleada y hoy maltrecha, se ve reforzada al descubrir que existen personas a las que les gusta leerme, algo que nunca pude sospechar. Por eso el motivo de este post es para mí importante, y ahora lo entenderéis.

Leer el resto de esta entrada »

Archivado en: dolor, reflexión

Estadísticas

  • 71,244 hits

Contacto

sisifosehaceviejo@gmail.com

Archivo