Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[355] Polvo.


Esta entrada es dominguera hasta el tuétano. Me he pasado el día entregado a labores caseras y a holgar como un pachá. Los mamíferos con los que comparto cama lo han visto con buenos ojos -soñolientos, eso sí, y polvorientos- y hasta se han permitido dedicarme un par de consejos que del Floresta parecen sacados.

polvo

Mi bagaje filosófico no proviene del estudio de los clásicos, más bien de otras fuentes de consumo más masivo. Yo soy capaz de confundir los presocráticos con los prerrafaelitas, que no es poca confusión. Mis nociones son pinceladas sueltas, voces que circulan por mis oídos o por mis ojos antes de seguir camino, dejando irritada una porcioncita de mis posaderas, lo cual me obliga a cambiar de postura y a arrebujarme una vez más en mi ruana de lana andina. En los últimos tiempos no dedico apenas tiempo del que tengo libre a televisión, prensa ni radio, pero la red me provee de información muy seleccionada. El cine y la literatura siguen donde siempre estuvieron, ayudando a criar sueños y polvo, y el ensayo parece que empieza a llamarme la atención algo más. Ya el camarada Mao habló del origen de las ideas, no seré yo quien le enmiende la plana.

Hace pocos días algún personaje de alguna película -que no recuerdo ya- decía, más o menos, que no siempre que avanzamos dejamos algo o alguien atrás. Lo chocante es que lo decía en tono consolador, como si dejar cosas o personas atrás fuese siempre malo. Estupefacto me quedé, me habría parecido más natural esa misma frase, pero en afirmativo, porque parece normal pensar que eso es lo que queremos: dejar atrás cosas o personas que nos sorben las energías o nos anulan o convierten en malo lo que tenemos de bueno, o lo cubren de polvo y lo deslucen. De lo otro nunca he hallado, por eso dudo que existan personas tan tremendamente beneficiosas, y si las hay he visto que no son necesarias, porque sin ellas también se vive y se sobre-vive y se mejora en cuerpo y alma, pero sobre todo en alma.

¿Cómo verá el mundo el murciélago, que si no vuela pende cabeza abajo? Desde luego no como yo. Tal vez por eso sólo soy capaz de ver entre los significados de una palabra el que yo siempre he procurado alcanzar. El único avance que me despelleja es el del tiempo, y mañana es lunes. Triste invierno el que se disfraza de otoño, pobre tierra la que se hace polvo.

firma_sis

Ron Fricke. Canto del mono, Bali. Del documental Baraka. 1992.

Archivado en: prospección

3 Responses

  1. Winnie0 dice:

    Yo sí que dejo atras cosas y personas. Unas las dejé yo. Otras me dejaron…pero de todas saqué algo de sabiduría…Besos

  2. Maddriz dice:

    …avanzar es un esfuerzo y aunque sea las suelas con que caminamos hay algo que se desgasta…

  3. Phoenix dice:

    Por supuesto que siempre que avanzas dejas algo o a alguien detrás,es la confirmación física de ese movimiento…

    Besoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: