Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[340] Regañina.


– Bueno, y ¿como funciona esto? ¿La gente queda mucho?

– No sabría decirte. No sé si soy un caso típico. Desconozco lo que hacen los demás, y tampoco he conocido a mucha gente por este medio.

– ¿Con todos ha habido sexo? Perdona que sea tan directo.

– Pues mira, la respuesta es no. Y ya que estamos preguntando: ¿tu chico sabe que estás aquí buscando tema con otros tíos? Perdona tú también que sea tan directo. Lo soy a propósito, sólo por mantener la reciprocidad.

– Lo sabe, pero no lo sabe. Sabe que tengo perfil aquí pero no sabe lo que busco. En realidad no es eso lo primordial. Tengo una curiosidad: ¿de los chicos con los que quedaste, alguno tenía novio?

– Que yo sepa no.

– Entonces no seré tampoco el mejor ejemplo.

– ¿Ejemplo de qué? No sé si puedes ser ejemplo de algo, ni siquiera sé cómo te llamas.

– Cierto, lo siento. Me llamo Aquiles, ¿y tú?

– Yo me llamo Sísifo.

– Pues encantado.

– Igualmente. ¿Tienes 21 años, como dices?

– Sí, ¿aparento más?

– Esa barba me desorienta, creo.

– Me gustan los chicos con barba. Por cierto, ¿no conocerás a gente en Santiago?

– Conozco a uno con el que tengo un affaire raro. Estamos entre que sí y que no.

– ¿Tienes fotos suyas?

– Las tengo. Pero es mío. Es para mí. Lo siento.

reganhina_01

– Todo tuyo, lo prometo. Yo en realidad tengo al mío. Entré aqui recomendado por un amigo, que habia conocido al hombre ideal para mí. Eso lo dice porque no le gusta mucho mi novio.

– Será porque a tí tampoco te gusta mucho tu novio.

– Pues no lo sé. Sí que me gusta, pero no quiero cerrar las puertas a nada.

– Ah. Entonces no es tu novio, es tu rollete.

– Puede, llevamos seis meses. ¿No conocerás al chico que mi amigo decia que me iba a gustar? Se llama Patroclo.

– Pues sí que lo conozco. Casualidades. ¿Es amigo de tu amigo o algo así? ¿Se conocen en persona?

– Sí a las dos.

– Yo quedé con él, nos tomamos un café. Me gustó.

– ¿Estás de broma?

– Es pequeñito, con barba, delicado, dulce y simpático. Quedamos en volver a vernos, pero no nos hemos vuelto a ver.

– ¿Hicisteis algo?

– Tomamos un café y charlamos, si te refieres a eso.

– ¿Ni un besito?

– En la mejilla al despedirnos.

– Bueno. Pues te voy a explicar algo.

– ¿Algo?

– Yo soy el novio de Patroclo. Yo ya sabía que habías quedado con él, pero me miente mucho, y ya no confío. Me contó que había quedado contigo pero no habíais hecho nada. Como ya me ha sido infiel otras veces, me quise asegurar. Te pido mil perdones.

– A ver. Explícame esto.

– Pregunta lo que quieras, yo te responderé.

– ¿Qué es lo que sabes y cómo?

– Antes confírmame que no hubo nada.

– No me da la gana de relatarle mi vida amorosa al primero que aparece en mi PC diciendo ser quién no es. O sea, que no sobra una explicación.

– Te puedo confirmar que es mi novio.

– Eso no es confirmar, eso es asegurar. Conozco a otros que aseguran cosas peores, como resurrecciones y milagros y cosas así.

– ¿Ves la foto?

– Malamente. Suponiendo que ése es él, y la foto no lo deja muy claro, lo que veo es que os estáis besando. Eso no quiere decir nada, yo he besado a unos cuantos que no eran mis novios.

– Mira mi fotolog. Se ve a Patroclo con su gato. Y otros dias sale en otras fotos. Y en su fotolog salgo yo.

– Es cierto. Se me hacía conocida tu cara.

– Yo te pido perdón, de verdad. No es manera. Pero es por rabia.

– Eso no es pedir perdón. Yo entiendo que alguien en tu situación puede hacer cualquier cosa. Yo mismo me he visto así. Pero esto se sale totalmente de lo que yo estaba dispuesto a asumir cuando quedé con Patroclo y cuando te agregué a tí a mi msn.

– Entonces me entiendes.

– Patroclo era para mí un café en una tarde de mucho frío, y con muchos nervios. Y tú eras un tipo que quiere ponerle los cuernos a su novio. Cualquier otra cosa es impuesta, yo no la elegí.

– Relamente yo era un tipo que buscaba hablar contigo para saber algo. No le pondria los cuernos, estoy demasiado enamorado. De ahí la rabia. Yo no tengo nada contra ti, sólo busco una respuesta.

– La única respuesta es que, por lo que yo sé, Patroclo no hizo conmigo nada que se aleje del comportamiento estándar de un hombre emparejado. Aparte de no decirme que estaba emparejado, que ya es algo bastante atípico en sí.

– ¿Ahora entiendes por qué te pregunté si habia alguien que te hubiera dicho que tenía novio? Él me dijo que te lo habia dicho.

– ¿Él te habló de mí?

– Cuando Patroclo creó su perfil no me gustó la idea. La mayoria están hechos con intenciones non sanctas. Le dije que lo borrara, y lo borró. Me juró mil veces que no había quedado con nadie. Ayer encontré en su fotolog un comentario tuyo, pero yo me creí sus excusas. Cuando descubrí tu perfil me enfadé con él. Entonces me contó que habiais quedado, que tenías su messenger y hablabais mucho, y también que te había dicho que tenía novio.

– Menudo culebrón. Y qué pocas verdades.

– Sé que una solucion sería dejarlo, pero soy un tonto enamorado. Por eso quería saber si Patroclo tenía intenciones sexuales, para saber si debo quitarme la venda de los ojos.

– Escucha. Con esto te digo mucho más de lo que me siento obligado: no las tenía, nos saludamos con un apretón de manos y nos despedimos con un beso en la mejilla. Y con esto otro te digo más de lo que estás obligado a escuchar: quítate la venda. Me tomo esta libertad, quizás excesiva. Espero no hacerte sentir mal ¿Sigues ahí?

reganhina_02

– Sí.

– ¿Estás bien?

– Siento una mezcla entre agobio, estupidez, arrepentimiento y curiosidad. Agobio, por sentir que llevo una venda ante los ojos. Estupidez por las mentiras que me creí. Arrepentimiento por verme obligado a hacer estas cosas. Curiosidad por saber lo que hablasteis. Pero también agobio, porque sé que aún lo amo.

– Yo te comprendo la mar de bien, porque me he visto en tu situación. Lo pasé muy mal entonces, pero ahora bendigo aquellos trances.

– ¿Por qué?

– Porque de los momentos de sufrimiento se aprende mucho y en ellos se madura.

– ¿Cómo pudiste quitarte la desconfianza de encima? A pesar de lo que me acabas de decir, sigo desconfiando.

– Siempre he pensado que los cuernos no importan, lo que importa es si te aman o no.

– Yo he puesto en práctica ese principio bastantes veces.

– Pero eso también es un autoengaño, en parte. Es como decir: soy tan poco valioso que estoy dispuesto a soportar cualquier cosa.

– Soy bastante tranquilo y sereno, y suelo controlarme bastante. Pero en el amor no me controlo. Ahora soy una mierda liquida y maloliente.

– Tengo la sensación de estar asistiendo a un funeral. Algo ha muerto.

– ¿Por qué?

– Está claro que vuestra relación cambió cuando decidiste dar este paso, o al menos cuando respondí a tu pregunta.

– La relación cambió cuando le dije que no tenia confianza en él. Tu respuesta me alivia, pero tu misticismo me asusta.

– No hay de qué asustarse. De místico tengo poco, créeme. Algo gongorino, si acaso, pero inofensivo.

– Entonces ¿no hay nada raro en las conversaciones?

– No recuerdo nada digno de mención. No sé qué entiendes por raro. De hecho, la palabra raro me resulta antipática.

– Tengo ganas de saber y de descubrir. Si veo algo que ya no tiene solucion intentaré ser yo el primero en dejarlo.

– Si me lo permites, ser el primero es lo de menos. Por lo que cuentas, vuestra relación ya sólo existe nominalmente.

– En realidad no.

– Parece que tu idea de lo que debe ser una relación no coincide con la de Patroclo. Así no hay relacion que se mantenga. Eso objetivamente hablando.

– Pero él es el que está más ilusionado ahora. Yo estoy algo escéptico.

– Yo he percibido algunas cosas en Patroclo, como percibo otras en tí. Es muy joven, por resumir. Más que tú, que ya es decir. No sabe lo que quiere y tiene una visión muy simple y muy idealizada de las relaciones humanas. Digamos que tiene una cierta óptica Disney.

– Tienes razon, pero no consigo dejarlo. Y tengo mil razones, de las que ya no queda una sin perdonar. Pero mi cabeza es muy mala aconsejando.

– ¿Pero te hace falta Patroclo?

– Lo he convertido en necesidad. Nunca tendría que haberlo hecho.

– ¿Es necesidad o no lo es? Te estoy preguntando lo que sientes, no lo que piensas.

– Lo es. Necesito verle, estar con él, compartir cosas buenas con él, besarle y acostarnos, llamarle y quedar para vernos. Necesito la sensacion de alegria que siento cuando me llama.

– ¿Necesitas tu dosis diaria de Patroclo?

– Sí. Soy un drogadicto de Patroclo.

– ¿Patroclo es heroína o es cocaína?

– Creo que amor, que es mucho peor.

– Respuesta incorrecta. ¿Es heroína? No. ¿Cocaína? No. ¿Agua? No. ¿Pan? No. ¿Aire? No. Entonces puedes vivir sin él.

– Vaya.

– Es simple.

– Es la primera vez que me dejan sin palabras. Puedo vivir sin él, sí, pero ahora no quiero.

– Puedes, pero tú sientes que no puedes vivir sin él. Él sabe que sientes que no puedes vivir sin él. Entonces te está manipulando, porque se está valiendo de ello.

– Manipular no creo que sea la palabra. Creo que es más: quiere tener algo seguro. Sexo asegurado y alguien que le ayude en todo.

– Asegurarse de que alguien no se va de tu lado es manipularlo, tanto da si el motivo es uno o si es otro. Intento que veas la parte fea de lo que hay entre Patroclo y tú, la parte bella nunca has dejado de verla. Todos los amores tienen aspectos hermosos y aspectos feos, no intento pintarte de negro lo que tú ves rosa.

reganhina_03

– Creo que me hace falta una voz madura para esto, y no la de mis amigos. Pero y tú, ¿sacarás beneficio de esto?

– ¿Beneficio yo? ¿Has visto la hora que es? Ojeras sacaré, otra cosa no.

– Cuando Patroclo y yo no estemos juntos tú seguirás ahí.

– ¿Pero ahora estáis juntos?

– Estamos juntos.

– Yo no lo veo así. Es cierto que a río revuelto, ganancia de pescadores. Pero a Patroclo lo dejé por imposible cuando vi que no contestaba mis sms.

– ¿Al móvil?

– Sí.

– Peligra su móvil cuando lo encuentre. ¿Ves? No me conozco. Creo que es de eso de lo que más me arrepiento: de tener que hacer bobadas de quinceañero para combatir mis dudas.

– Pues no las hagas.

– En el amor me muevo por impulsos, luego me arrepiento.

– Lo entiendo, yo lo he hecho mil veces. Pero no es bueno para tí.

– Soy escorpio. El engaño, la falsedad y las mentiras son mi punto débil.

– ¿Y con eso hay que resignarse?

– Intento luchar por que no sea así, porque no haya más de eso.

– Yo te animo. Si quieres que volvamos a hablar ya tienes mi msn. Y si Patroclo quiere que volvamos a hablar, también lo tiene. Pero una regañina le espera.

– Creo que necesitamos una tercera voz.

– O tal vez no.

– Se lo diré a Patroclo. Por cierto, tu gato Taxi me sigue pareciendo lo más bonito del mundo.

– Y a mí.

firma_sis

Beirut. Elephant gun. Alma Har’el

If I was young, I’d flee this town
I’d bury my dreams underground
As did I, we drink to die, we drink tonight

Far from home, elephant gun
Let’s take them down one by one
We’ll lay it down, it’s not been found, it’s not around

Let the seasons begin – it rolls right on
Let the seasons begin – take the big king down

Let the seasons begin – it rolls right on
Let the seasons begin – take the big king down

And it rips through the silence of our camp at night
And it rips through the night

And it rips through the silence of our camp at night
And it rips through the silence, all that is left is all that i hide

Archivado en: introspección

7 Responses

  1. Groucho dice:

    Dos cosas, que malos son los celos, que entrada mas larga( casi una novela) y que nombres mas .. ¿raros? no raros no que te resulta una palabra antipatica, que nombres mas atipicos. Son tres cosas no dos. Saludos.
    No se si te gustan los halagos, pero me da igual, me gusta lo que escribes, tio.
    Saludos….

  2. Hugo dice:

    me
    ha
    en
    can
    ta
    do
    !

    y, siento lo del chico, pero a veces el enamoramiento causa estas reacciones.
    mas vale arrepentirse de haberlo hecho que de no haberlo hecho.

  3. Maddriz dice:

    ese vehículo que utilizas últimamente para conocer personas está resultando un medio muy prolífico para mis lecturas pero particularmente lo enfriaría por unas semanas… en todo caso una de tus comentaristas ayudada por Papa Noël me ha regalado El diluvio… agradecéroslo a los tres…

  4. Maddriz dice:

    Freikörperkultur (FKK) es un movimiento alemán que se podría traducir por Cultura por liberar el cuerpo y que generalizado nos lleva a eso mismo al sano nudismo…

  5. Maddriz dice:

    y no, no se pueden prestar los recuerdos… Feliz Navidad!

  6. Ahora que estoy en la época de la Óptica Disney, estoy redefiniendo el tipo de relaciones que deseo llevar al ver que la fidelidad es un cuento cultural que no funciona (soy capaz de contar con los dedos de la mano las parejas en los que no se hayan puesto los cuernos). Por eso me ha gustado leer que para ti lo que importa es si te aman o no. Claro que el argumento del auto-engaño me ha vuelto a poner los pies sobre la tierra.

    Menudo dilema.

    ¿Tu crees que una pareja liberal (con ciertas reglas acordadas, por ejemplo) podría funcionar mejor que una ‘fiel’?

  7. Gustavo dice:

    Sentí como que todo eso me había pasado… con grandes matices, pero al fin. Lo bueno de todo es que estas en buen camino, en el de darte cuenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: