Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[335] Muñones.


Acaban de preguntarme si sé qué voy a escribir, y yo muy lleno de razón he respondido que sí, claro. Hay que ver qué fácil es engañarse uno mismo, sólo hay que engañar a los demás, y eso es fácil: poca gente prefiere la verdad al sosiego.

munhones

El día de domingo me está sirviendo, de nuevo, para regurgitar las egagrópilas que inundan la ergástula de mi perigastrio. Hace frío, mucho frío, que se suma al frío que me nace dentro, así que me pasado las últimas horas oreando recuerdos y tapizando con ellos las paredes de mi cocina, que ahora parece más pinacoteca que obrador. Ahora cuelgan allí fotos de más de mil años en las que se me ve dentro de una delgadez asombrosa, de una cabellera inexpugnable y de unas barbas poco útiles. No de todo se aprende, pues he decidido convertir mis patillas de boca de hacha en tapetito ralo e hirsuto que cubra mi cara, lo cual es tan sencillo como dejar de rasurar poca cosa. Sobre el resultado pronto tendréis noticias.

El zagal del post anterior sigue en escena. Hace dos días volvimos a vernos, a hablar, a saborearnos, a dormir y a amanecer. Luego, para mi asombro, nos hemos añorado y nos hemos buscado para seguir hablando, pero ya a distancia. Algo me fascina y me llama hacia él, y algo me dice que me aparte, pero no sé qué es cada cosa. Ver sus ojos y sentir vértigo son todo uno, y son tan confusas y tan alborotadas las sensaciones que me asaltan que ni forma de palabras puedo darles, yo que siempre tengo la pluma preparada. Me vienen a la memoria tiempos de la adolescencia más temprana, cuando las emociones empezaban a cobrar formas nuevas y a despertar fantasmas del futuro. Las nalgas de este zagal son entre mis manos barro fresco, tropel de ternura, jardín de carencia, hermosura, y a pesar de ello algo hay que me dice al oído que me aleje de él y eche a correr hasta que los pies se me hagan muñones.

Y eso he hecho. El mar se ha despertado saltarín y hablador y he ido a pedirle consejo. Al salir de mi casa el agua caía del cielo lo bastante en oblicuo para regar el soportal. Poco después el granizo me llegaba en horizontal, transportado por el viento que asustaba a mi bufanda. Más adelante he visto llover hacia arriba desde el cantil, mientras hacía esfuersos para no ahogarme. El mar pulverizado entrando por mis hocicos me ha ayudado a respirar bien, a entender mejor y a dejar de intentar entender lo que se escapa a mi magín.

Vamos ya por el tercer temporal consecutivo en este país periférico y preindustrial, la tierra no da abasto ya con tanta agua, los puentes nunca trabajaron tanto. Mis cuentas dicen que luego vendrán días de soleo. Puede que los primeros rayos lastimen mis ojos, pero pronto dormiré al sol sin camisa.

firma_sis

Amancio Prada. Amiga, namorado vou. Álvaro cunqueiro.

Por oír a unha rula decir de amor,
amiga, namorado vou!

Por mirar as cerdeiras como botan fror,
amiga, namorado vou!

Por verte e non te vere no verde prado,
amiga, namorado vou!

Porque non me non queres por teu namorado!
amiga, namorado vou!

No vento pórei este meu lume novo,
porque ardan as rulas, as cerdeiras e todo!
Amiga, namorado vou!

Archivado en: ilusión

9 Responses

  1. Groucho dice:

    Muchos hablaríamos de ilusión, de esperanza… y de amor.
    ¿Será eso?

  2. Winnie dice:

    Me gusta lo que escribes Sísifo…yo también tengo frío, un frío que se me ha metido dentro…necesito sacarlo..pero no sé cómo hacerlo..pregúntaselo al mar de mi parte ¿quieres?

  3. Crispín dice:

    lo de la pinacoteca me ha llegado..

    :-)

  4. Funksturm dice:

    ¡Wow! Hasta yo he sentido vértigo al leer cómo te ha hecho sentir el zagal en cuestión. ¡Qué emocionante!

  5. Tesa dice:

    Eso de dar la vuelta y salir corriendo pese a la atracción aparentemente irresistible, es miedo, Sísifo. Seguramente es miedo
    …de ti mismo

  6. Iñaki dice:

    Escrito está,que no es poco…

  7. Tarn dice:

    Qué tendrá el mar que nos ayuda a encontrar tantas respuestas…

  8. Beauseant dice:

    es bonito el frío cuando sabes que sólo es la antesala para los días soleados ¿verdad?

  9. Maddriz dice:

    supongo que la experiencia es un grado a quién creer al infanzón, a ti o a tu pluma preparada… a veces por un instante todo se vuelve confuso como el clima que relatas pero como bien dices todo fluye al mal tiempo le seguirá el sol… y yo te seguiré leyendo un día más… gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: