Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[327] Gato.


Tengo un gato dormido sobre mi regazo. No puedo levantarme sin despertarlo. Llevo mil horas esperando que se despierte él, pero duerme como una marmota. Cuando lo veo dormir me entra sueño, lo cual no es nada difícil a estas horas de la noche, pero es que los gatos durmientes inducen el sueño en quien los observa. Al menos a mí me pasa. El sonido de su respiración debe de ser soporífero, un sonidito leve, casi un suspiro, pausado y acompasado, que proyecta un soplido cariñoso y húmedo sobre mi muñeca derecha mientras escribo. Además me da un calorcito en las piernas y zonas aledañas que se agradece en medio de la noche. De vez en cuando pongo la mano sobre su panza crisoelefantina, que es entre algodonosa y sedosa, y la dejo un rato apoyada, con los dedos enterrados en su lana, soñando que la noche es igual de suave, de impalpable, y que el amanecer nunca llega hasta que lo llamamos. Entonces extiende una de sus pequeñas manos, con las uñas guardadas bajo la palma de gominola rosada, y me toca la barriga como dándome ánimos, como diciéndome que está conmigo, como bromeando.

firma_sis

Se llama Taxi.

gato

Anuncios

Archivado en: ilusión

13 Responses

  1. Miní dice:

    Si fuera un-a gato-a, y pudiese elegir, te querría como dueño-compañero.

  2. Groucho dice:

    Me gustan los gatros.
    No me gusta la soledad.
    Gatos -1 / Soledad -0
    Saludos…

  3. Funksturm dice:

    Mi gato se llama Didier, y me encanta que se siente en mi regazo y me caliente en invierno mientras veo alguna bobada en la TV.

  4. Reikjavik dice:

    Me encantan los gatos, de hecho tengo 3, son unos animales tan misteriosos e independientes. La gente suele preferir a los perros pero yo me quedo con el cariño que te da un gato, ronroneando de placer mientras estás tirado en el sofá y te da en las manos con sus patitas.

    Besos.

  5. Nightnoise dice:

    Qué felicidad poder dormir tan profundamente …
    Un beso para el amo de Taxi, y un mimo para Taxi, que a pesar de ser yo altamente alérgica al pelo de gato ya se merece mi simpatía por esa patita mullida con la que le reconforta.
    Saludines desde el este peninsular …

  6. Tesa dice:

    El gordo viene al sofá en cuanto me ve acomodada. Le pusimos Pocholo como una broma, pero le llamamos Gato. Salta por cualquier parte y me pisotea un poco, no reconoce que ahora pesa siete kilos y no puede hacer lo mismo que cuando tenía un par de meses y parecía una rata. Si le apartas un poco te mira de soslayo y vuelve para tomar posiciones con su cabeza junto a mi cuello. Me hace cosquillas con los bigotes en la cara y empieza a mullirme un brazo, como hacía con su mamá, hasta que se acomoda sin parar el rrrori rrrori que lleva dentro.
    Se sube a la encimera de mármol del lavabo y mira cómo me maquillo, sentado muy serio, seguramente tiene algo que objetar y sólo su incapacidad verbal le impide ponerme pegas.

  7. Iñaki dice:

    la mejor compañia que puedes tener,silenciosa y apaciguadora…besos a ti a y a Taxi

  8. Pablore dice:

    Se ha dicho de ellos que no son amigos y en realidad son dos cosas a la vez, amigos y compañeros.
    Libres como nuestro espíritu su sensibilidad es una muestra de inteligencia para los entendidos.
    Son la mejor compañía en la soledad, en el dolor. Y en la felicidad son ellos mismos, basta verlos: conjugación de armonía y belleza.

  9. Ana dice:

    Qué bonito. Acabo de descubrir tu blog, y con un post como ése ya me has conquistado

  10. Tarn dice:

    Siempre me han gustado los gatos como animal de compañia, más que los perros. Tenía un gato negro cuando era más joven, así parecido al mítico de la camiseta de le chat noir, pero lo atropelló un coche :(.
    Besos

  11. Qué mono…
    Lo cierto es que me encantan los gatos,pero me dan alergia,igual que los perros…

    Bueno,por otra parte para gato ya me tengo a mí mismo (horóscopo chino,por más que Blogger se empeñe en llamarme conejo ¬¬).

    Besooo

  12. Carabiru dice:

    Preciosa entrada (aunque con un regusto triste que no le resta ni una pizca de encanto), y precioso el comentario de Tesa.

    Yo hace unos días llegué a casa (en Pontevedra) y me encontré con una pequeña bola naranja y peluda, más tarde descubrí que su sitio favorito para dormir es en mi hombro, con la cabeza bien pegada a mi cuello.

    ¿Quién podría resistirse a eso?

    PD: Sí, quizá vivamos a la vuelta de la esquina, el mundo es muy muy pequeño, verdad?

  13. Ariadna dice:

    pin y pon son también miau de lindos
    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: