Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[324] Lirios.


Llamadme hermoso.

Llevaba pocos días transplantado, pero pronto volvería a casa. Las ciudades nunca me gustaron, las grandes menos, pero estaba empezando a encontrar cosas agradables allí. Por ejemplo, buena compañía. Y ojos que me miraban de otro modo. Y voces que acariciaban. Cosas que me hacían sentir hermoso. Dos amigos, o cosa parecida.

– Tres cervezas, por favor.

Unos árboles nos llamaban a lo lejos tentándonos con su sombra, y allí fuimos a sentarnos. La tarde había sido de total vagabundaje y los pies pedían pausa.

– Las agujetas me matan.

– Es la falta de costumbre.

– Será.

Me sentí hermoso. Me gustó sentirme hermoso, aunque algo se me hacía difícil de entender.

– Yo siempre he sabido que las agujetas se curan con más ejercicio.

– Eso me suena a tendencioso.

– Claro, lo es.

Las cervezas empezaron a irse nada más llegar. El sol ya sólo iluminaba. Ellos dos se conocían de no muy antiguo, yo era el nuevo, el incluso, el expósito.

– Un mundo curioso, éste de los blogs.

– ¿Dónde está ahora Angustias? ¿Haciendo crochet?

– Si ha servido para llegar hoy aquí, bendito sea.

Un lirio en el cabello, cortado al pasar, adorna pero no embellece. En cambio una mirada puede hacer bello lo que creía no serlo. Yo me miraba en aquellos cuatro ojos, y me veía de colores, brillante y fuerte, en ojos limpios, cuatro espejitos pequeños y temerosos.

– Tengo que hacer unas fotos. Enseguida vuelvo.

Retraté una puerta. Una más, llevaba miles almacenadas en mi bolsillo. Las puertas me hipnotizan, yo las colecciono. ¿Las puertas son para entrar o para salir? En cualquier caso custodian el trance, sea cual sea ese trance, si el de la llegada o el de la partida. Por eso hay puertas tan bellas.

– No os mováis. Quiero llevarme un recuerdo.

– No, por favor.

No se dejaron, para mi fastidio. Creo que no he sabido ser espejo, y lo lamento. Sostengo que todos nos vemos reflejados en otras personas, que nos devuelven un reflejo lindo o feo, y en ese reflejo edificamos nuestra idea de nosotros mismos. Para eso metemos a otros en nuestras vidas, para mirarnos en ellos. Luego los dejamos ir, o se van ellos en buena hora. Yo no soy un buen espejo, necesito toda la belleza para mí. Por eso aquella tarde, bajo los árboles, de esos cuatro ojos nacía luz de colores que yo bebía con sed desesperada.

– Cuidado, Sisi, te estás fraguando mala fama. Van a empezar a circular rumores.

– Y a nacer apodos. Podría no gustarte.

– No seréis capaces.

– Hay lenguas muy malas.

– La tuya no.

– No empecemos.

Luego vino aquel momento que, parece, ha quedado en la memoria de los tres. No fue el silencio el que lo grabó, fue lo innecesario de las palabras. Sin ellas supimos que algo moría antes de nacer. Al menos yo lo supe, aunque me resistiera a verlo. No fue un lirio lo que murió. Fue una mirada, o algo que se le parecía.

Juan Sinmiedo. Saturno.

Archivado en: ilusión, memoria

7 Responses

  1. Tesa dice:

    A veces queremos reunir aquello que florece en distintas estaciones …sin la certeza de lo imposible.

  2. Maddriz dice:

    muchas veces me congratulo de tener ese sexto sentido para con los demás, es cierto somos el espejo y su reflejo pero en más de una ocasión sobran todos esos complementos, y es que es cierto los silencios, en ocasiones, hablan a gritos

  3. Canalla dice:

    yo estuve alli. y lo recuerdo hermoso. no me supo a uerte nada. y nose como es un lirio

    jo

    molaaaaaaaa

  4. Beauséant dice:

    una mirada, ese momento exacto en que comprendes que algo se ha roto para no volver a funcionar.. por suerte existen esas otras, las miradas cómplices..

  5. Prueba con los nardos tardíos… te encantarán…

    Hasta las cosas más bellas pueden surgir en los momento más inesperados.. aunuqe nisiquiera sea el momento en que les corresponda…

  6. Luckitas dice:

    Dicen q una imagen vale mil palabras… pero una mirada… cuantas palabras vale…??? eeeeehhhh…??? jeeeeee… chauuuu…!!! ;)

  7. Antonio dice:

    “Un lirio en el cabello, cortado al pasar, adorna pero no embellece. En cambio una mirada puede hacer bello lo que creía no serlo”
    hermosa como el lirio, sincera como la mirada, no se si no es tuya, pero me parece que dice mucho, es linda, es hermosa, las miradas valen mas que las palabras, pero si son palabras como estas… no me daria tiempo a verle los ojos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: