Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[323] Filomena.


Recuerdo hoy, no sé por qué, aquel cuento de Andersen en el que una golondrina iba arrancando una por una las pequeñas láminas de oro que recubrían la estatua de un príncipe para depositarlas en manos de aquellos que más necesitaban auxilio. Siempre me pareció que ese cuento hablaba de la ingratitud, pero también de la generosidad. La estatua, ya desnuda de oro, perdía a los ojos de los hombres toda belleza y caía en el olvido, y a sus pies el cadaver de una golondrina cautivada del hermoso corazón de un príncipe.

Era sabia la golondrina del cuento. Retirando una a una las escamas de oro, como si de sedimentos de piel se tratara, buscaba hallar debajo al verdadero príncipe. Se preguntaba la golondrina quién era aquel hombre que le hablaba por las noches, pero ella no era sabedora de cosas de hombres. Unos le llamaban alteza, otros lo creían generoso, otros un ser amado y algunos un ser amante. Muchos otros referían palabras menos bonitas: caprichoso, vividor, altivo… En cada escama de oro que arrancaba, la golondrina extirpaba una de esas palabras. En una de ellas se fue su generosidad: él regalaba su oro para sentirse apreciado, buscaba recompensa en ello, ergo no era generoso el príncipe. En otra su amor: necesitaba sentirse apreciado porque nunca se sintió amado, y quien no es amado no es amante. Con la última dejó de ser príncipe, cuando le faltó el decoro necesario para tal dignidad y mereció la escombrera. Del mismo modo, en cada escama huía uno de sus estigmas, hasta que en la última dejó de ser, de nuevo, príncipe, al igualar en misera al más miserable de su reino.

De linaje antiguo era la golondrina de nuestro cuento. Hay que remontarse hasta Pandión, rey de Atenas, que tuvo dos hijas: Procne y Filomela. Tereo, rey de Tracia y esposo de Procnne, violó a Filomela y le cortó la lengua para evitar que lo delatara. Para denunciarlo ante su hermana, sobre un tejido blanco Filomela tejió con hilos púrpura la historia de su vida. Al descubrirlo, Procne castigó a su marido sirviéndole en la comida carne de su propio hijo. Tereo las persiguió por el bosque, donde los dioses hicieron un milagro para señalar la culpa de cada uno, metamorfoseando a Filomela en una golondrina, ave de hermoso vuelo, a Procne en un ruiseñor, ave de hermoso canto, y a Tereo en una abubilla, ave de pestilente olor, que perseguía a las dos hermanas. Hasta aquí el mito, bello y pedagógico, como suelen serlo. Pero hay otros datos que resultan curiosos: la palabra actual que usan los griegos para “golondrina” es filoumelàs, derivada directamente de este mito, o viceversa, que nunca se sabe a ciencia cierta. Quiere decir literalmente “amante” (filòs, -ou) “de la música” (mela, -as). A su vez el término melás está relacionado con melomai, -szai, -ntai, que quiere decir “contar la verdad”. Filoumelàs, por tanto, podría traducirse como “amante de la verdad”, que es tanto como decir de alguien que aborrece la mentira o que es capaz de derribarla o incapaz de soportarla, aunque quizás esto último sea demasiado decir.

La hierba golondrinera es llamada también celidonia, celedonia, celidueña, golondrinuela o hierba de la golondrina, que todos esos nombres tiene, hay que ver, y en gallego leitaria y ceruda también. La palabra “golondrina” deriva del latín hirundo, de igual significado, mientras que celedonia significa en griego “pequeña golondrina”, o “como una golondrina”. La hierba golondrinera es pariente de otras de valorados álcalis, y proscritos también. Por ellos se usa tradicionalmente porque estimula el funcionamiento del hígado, y también porque con el barrido de sus alas arrastra dolencias superficiales de la piel, tales como eccemas, verrugas, erupciones y otras del género. La celedonia, pequeña golondrina, arranca con su pico, delicadamente, pequeñas flores amarillas, escamas de piel, escamas de oro, escamas de lágrimas, gotas de savia, perlas de sudor, canicas de cristal, lunares de la frente, cuentas de agua, temores, cantos, golondrinos y trotamundos, y todos los entierra en su pecho y los transforma en malas digestiones y poco dormir. La celedonia es modesta de aspecto, crece en descampados y solares vacíos, sobre terrenos pobres y a la orilla de los caminos, como si intentara estar al alcance de la mano de los necesitados de su savia, que la arrancan a manos llenas sin miramientos ni pena. Yo se lo compenso soportando la frustración que me produce no ser capaz de dar a mi escrito la belleza que ella merece.

¿Quién era ese príncipe, ya libre o carente -depende- de todo su manto brillante? ¿Ha dejado de ser todas aquellas cosas bonitas por las que era recordado? ¿O todas aquellas cosas feas? Filomela, o Filomena, soportando más frío del que precisaba soportar, fue princesa cuando repartió a su pueblo un regalo mayor que el oro de la capa del príncipe: Filomena mostró, a quién supo entenderlo, que ella, eterna emigrante a tierras cálidas, no sería ya más esclava de un destino, aunque hubiera de pagar su libertad con su fenecimiento. La del cuento feneció, pero hay otras Filomenas y Celedonias, de más carne y más hueso, que son vivas y merecen -no sé si reciben- toda reverencia.

Hoy Filomena trisa, al fin, en el chopo de la fuente. Y ríase la gente.

Esmeralda Grao & Nacho Cano. El sentido de la vida.

Anuncios

Archivado en: voluntad

12 Responses

  1. Ariadna dice:

    Bonita historia, bonita canción.

  2. Beauseant dice:

    Tremendas las historias de los griegos.. Aunque, claro, alguien con el nombre de Sisifo debe saberlo todo sobre el tema… Filomena, que nombre tan feo para una historia tan bonita…

  3. Canalla dice:

    coño!! has tenido q pasar toda la taarde en la wikipedia xD

    jajjjajajajaj q malo soy

    muy bonita historia. a mi la q mas me ha gsutado (q me suena pero nuse si del cuento o de q) es la de la golondrina

    cuando te pones tierno cuenta istorias realmente bonitass
    molaaaaaaaaaaa

  4. Pierre dice:

    … tu me donnes de tes nouvelles?…
    xoxo
    P

  5. Interrupted dice:

    Hola te he intendado comentar varias veces y no puedo, a ver si ahora puedo. Muchas gracias por tus comentarios.

    El cuento de la golondrina lo había escuchado pero otra versión, en la que se suicidaba para con su sangre volver roja una rosa blanca. Se la dio a una princesa y ésta la rechazó, haciendo que la muerte de la golondrina fuera en vano.

    Y la mitología me encanta.! Saludos!!!

  6. Interrupted dice:

    Vale, que tenia que poner mi correo obligatoriamente para que saliera el comentario jajajaja. Chao!

  7. Angel dice:

    Me ha encantado tu relato, tu cuento, tu historia. Y es que, me ha resultado tremendamente bonito, increíblemente bien montado y bien escrito.
    Y, personalmente, todo un placer encontrarme con este texto: me encantan las golondrinas -los aleros de mi casa están llenos de sus nidos, que siempre, siempre son ocupados una semana antes del día de San José-; el relato del famoso príncipe y la golondrina ha sido entrañable para mí desde mi infancia; y para colmo, me has recordado a mi queridísima abuela, ya fallecida, y que se llamaba Celedonia.
    ¿Qué más puedo pedir de un texto tan bello?
    Suerte de haber descubierto tu blog!
    Saludos, Sisifo!!
    Angel

  8. Miní dice:

    Todos-as tenemos suerte de haber encontrado este blog

  9. Christian dice:

    Increíble, no conocía esta historia, es muy bonita. Gracias por compartirla.

  10. Preciosa historia… joooo que bonita!!!!

  11. Karlief dice:

    Con los años cada vez comprendo más porqué a los cuentos griegos les llaman tragedias. Soy incapaz de ver esas cosas bonitas. Sólo veo huellas de horror en todo esto, intentando ser edulcoradas. ¿Tan raro entiendo todo?.

  12. Alicia dice:

    Hola, precioso poema!! Yo tengo una curiosidad si alguien me la puede quitar, ¿qué tan cierto es que cuando un niño es tardado en hablar, en este caso de 2 añitos, y cuentan que poniéndole el pico de una golondrina en la boquita del niño, éste hablará? Tengo un nietecito y no habla ni una sola palabra y una persona nos dijo de este remedio. ¿Qué tan cierto será? Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: