Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[276] Saudade.


saudade

En el Guión de Chiquitín he escrito un comentario que es simple esbozo de este post, pues me ha inoculado una idea, y sobre todo un estado de ánimo, que merece ser desarrollado y elaborado bien más: se refiere a la saudade, verdadera losa, abrigo y compañía de todo el tiempo que he vivido y probablemente de todo el que no he vivido.

La palabra gallego-portuguesa saudade (del latín solitudo-inis, soledad) figura entre aquellas que más quebraderos de cabeza dan a los traductores y las que más de qué hablar dan a poetas y filólogos, que abanican las moscas que pasean sus libros con folios llenos de divagaciones sobre el Saudosismo, el ansia de lo no hallado y la añoranza de lo nunca poseído, de lo nunca disfrutado. Bigotudos doctores no han sabido fabricar traducción más aproximada al castellano que la de nostalgia o melancolía, aunque siempre llena de polémica, pues también se usa esta palabra, sobre todo en Portugal, para designar algo que es más bien un cierto estado de ánimo, una emoción, una filosofía, un tinte en la mirada en el que cabe lo mismo la alegría que la tristeza, lo mismo la esperanza que la fatalidad, lo mismo la ebriedad que las ganas de llorar.

Torres Queiruga, uno de nuestros doctos doctores polvorientos y polvorosos, dijo otrora:

Distingue Scheler catro especies fundamentais de sentimento: 1ª sentimentos sensibles, como a dor e o pracer; 2ª sentimentos corporais e vitais, como o benestar ou malestar corporal, a sensación de saúde ou enfermedade, a de esgotamento ou frescura vital; 3ª sentimentos anímicos, non dependentes inmediatamente do corpo, como a alegría e a tristura; 4ª sentimentos espirituais, como a dita e a desesperación auténtica, a serenidade, a paz da alma.
A primeira vista resulta indiscutible que a
saudade se inscribe nas dúas últimas categorías, é decir, entre os sentimentos anímicos e espirituais. O estar saudosa polo amigo na cantiga medieval, ten algo -anque non sexa o mesmo- do estar triste como sentimento anímico. E a medida que a saudade se vai depurando e profundizando, como acontece en certos poemas de Rosalía, entra evidentemente no ámbito dos sentimentos espirituais.

Dejando aparte la pifia que supone traducir dicha por dita, como si fuera el participio del verbo decir, en vez de expresarla a través del bello vocablo ledicia, por ejemplo, es esclarecedora la taxonomía. Yo prefiero otro tipo de explicaciones, de esas que entran a través de los lagrimales y se alojan en el hipotálamo. Por ejemplo la elaborada por el desconocido actor Miguel Falabella:

Saudade es básicamente no saber.
(…)
Si él continua amando. Si ella sigue llorando hasta en las comidas. ¡Saudade realmente es no saber!
No saber qué hacer con los días que son más largos, no saber cómo encontrar tareas que detengan el pensamiento, no saber cómo frenar las lágrimas al escuchar esa música, no saber cómo vencer el dolor de un silencio…
(…)
Saudade es esto que sentí mientras estaba escribiendo y lo que tú, probablemente, estás sintiendo ahora después de leerlo…

También, amigo, está la soledad, que no es poca cosa. Soledad se diría en gallego soedade o soidade -según las zonas dialectales o el sonsonete de cada hablante, que todo influye- de igual origen latino que saudade y, a diferencia de ésta, de traducción unívoca. También es cierto que el hablante hace a veces un uso indiscriminado entre saudade y soidade por la relación causal que pueden guardar sus significados, relación a menudo de ida y vuelta, pues cualquiera de las dos puede ser causa y consecuencia de cualquiera de ellas, porque lo mismo que la soidade se procura cuando uno se encuentra saudoso, también surge la saudade como resultado de la soidade: la soledad del abandono, de la ausencia de un ser querido, del desamparo de hallarse lejos de la tierra madre o cerca de la tierra que nos ha de cubrir.

Pz me hablaba del estado de enojo que con frecuencia lo embarga. Yo le confesaba que ya rara vez me enajena el enfado, pues creo que casi he conseguido substituirlo por la objetividad, aunque no puedo afirmarlo rotundamente. Para él sus ocasionales arranques de ira le hacen sentirse vivo, como si sintiera entonces sus venas más cargadas, su pulso más decidido, sus ojos más avispados. Olvidé confesarle que es la saudade la que ejerce sobre mí esa misma fuerza. Uno que fue amigo mío y decidió dejar de serlo -dios lo confunda en su gloria- atribuía a las formas del paisaje influencia fuerte sobre el modo de expresarse, de pensar y de sentir de cada pueblo. Mirando por mi ventana, con Punta Herminia ante mis cejas y Cabo Prior a lo lejos, me resigno a darle la razón: Castilla, ancha y plana como el pecho de un varón, arrancará de las gargantas la rabia del secarral, no podía ser de otro modo, y es que Pz es castellano.

Por eso Pz y yo nos conoceremos en tierra de los kallaikoi, los que viven entre pedruscos, los que trabajan el bronce. El manto gris de la saudade amortiguará el temblor de nuestras manos al saludarse.

firma sis

Jesús Lizano. La conquista de la inocencia.

Archivado en: ilusión

5 Responses

  1. Adelasuma dice:

    la saudade es el recuerdo de lo que aun no ha llegado

  2. Dardo dice:

    Ayer alguien me dijo que saudade era limpiar el dormitorio del hijo que ya ha muerto.

  3. Chiqui dice:

    ein? O.O pues yo no veo ningún comentario :(

  4. Emiliano dice:

    Sísifo me parece que la saudade puede entenderse como una forma de resistencia, espiritual por supuesto. Creo que una vez dije que la soledad ya se me asemejaba a un estio de vida y creo que confundí soledad con la saudade, sin saber que existía tal palabra. Gracias entonces por decirme que es lo que gobierna mi vida

  5. Bb dice:

    ¿E ti mo preguntas?
    Ti es saudade.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: