Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[273] Vulnerable.


vulnerable

Hace meses decidí dejar crecer mis cabellos, aún abundantes, como quien pretende mostrar a la luz del sol los anillos de su tronco y admirar en ellos el paso del tiempo por su cabeza y por sus miembros y por su corazón. Ya un mar de caracolitos orla el espejo de mi alma. Con ellos juego por las mañanas en la ducha cuando el agua los hace dóciles. Ante el espejo los veo gotear sobre mi pecho lampiño y cuento las canas que brillan entre el castaño que heredé de mi padre. Esas canas son galones -o al menos yo las siento así- que me alejan de este mundo en el que tantas cosas se expresan como cadenas de unos y ceros. En mi universo, un poco arcaico ya, las superficies se miden en ferrados, los volúmenes en cántaras y los dineros en pesos. No soy un nostálgico, más bien una especie de geek disciplinado y curioso. Sin embargo a veces busco consejo en esa chiquillería que me rodea para adquirir perspectiva sobre ciertas cosas que me aturden.

En los últimos tiempos he hecho un esfuerzo muy fructífero por liberar a mi intuición del caparazón de racionalidad que a todos nos han obligado a vestir. A estas alturas puedo decir a primera vista mucho de cualquier persona. Rara vez yerro, y ese don me enorgullece porque es mérito mío. Por eso me siento perdido cuando la relación se inaugura a través de la palabra, tan engañosa a veces, tan sintética a la fuerza, tan cortesana. Mi amiga Seanya, nacida ya en la era digital, hace pocos días me aconsejaba prudencia. Ella ve natural esta forma de relacionarse a través de medios que a mí me parecen sólo buenas maneras de comunicarse. Yo no sé qué pensar.

A ver qué sale de este post. O falar non ten cancela, decía mi abuela.

En la última semana y poco más he conocido a un buen rapaz que vive demasiado lejos y ya me interesa demasiado, y eso a pesar de que hemos hablado demasiado pocas veces para que las dudas no me aneguen. Poco más puedo decir, salvo que me ha parecido un hombre neto, recto y normal, si por normal entendemos lo que no es la tónica entre quienes se relacionan conmigo, neuróticos recalcitrantes como moscas a la miel. Hay otro dato destacable: no es un jovenzuelo imberbe de esos que suelen llamarme la atención. En un desliz le confesé la existencia de este blog. A continuación tuve que pedirle que no lo leyera, no dudo que me habrá hecho caso, pero para ese viaje no hacián falta alforjas.

He cambiado de opinión, y ahora escribo este post para que él lo lea. Nunca creí que utilizaría mi blog de esta manera. Ayer no quise hablar con él por teléfono, tuve miedo y aún lo tengo. Lo de hoy es una apuesta. Pontificando, le dije a Seanya que hay dos tipos de personas: las que quieren conocer la verdad y las que quieren disfrazarla. Intentaba hacerle ver que ella se cuenta entre los valientes, aunque no sé si lo logré. Hoy me toca imponer a mis actos coherencia con mis palabras. Esto es una apuesta: le he enviado enlace a este post y mi número de teléfono esperando su respuesta, la que sea, aunque sea ninguna respuesta. Tiemblo mientras escribo esto y pulso más teclas que no son que las que son, pero hace tiempo que me sé vulnerable, aunque también fuerte, y no sé si eso él lo sabe.

El sol aún asoma entre las nubes. El mar me espera, allá me dirijo porque sé que a él le gustaría poder venir conmigo. Respiraré hondo tres veces, guardaré silencio y escucharé a las olas llorar, ya que yo no soy capaz de hacerlo. En mis labios sus lágrimas dejarán un rastro salado.

Y nada más.

firma sis

Mariza. Primavera. David Mourão-Ferreira, Pedro Rodrigues. Cambridge Folk Festival (2004.

Todo o amor que nos prendera
Como se fora de cera
Se quebrava e desfazia.
Ai funesta primavera,
Quem me dera, quem nos dera
Ter morrido nesse dia.

E condenaram-me a tanto
Viver comigo meu pranto,
Viver, viver e sem ti.
Vivendo sem, no entanto,
Eu me esquecer desse encanto
Que nesse dia perdi.

Pão duro da solidão
É somente o que nos dão,
O que nos dão a comer.
Que importa que o coração
Diga que sim ou que não
Se continua a viver?

Todo o amor que nos prendera,
Se quebrara e desfizera,
Em pavor se convertia.
Ninguém fale em primavera.
Quem me dera, quem nos dera
Ter morrido nesse dia.

Archivado en: ilusión

5 Responses

  1. Dehluz dice:

    celebro ver tanta luz en este post,
    la que hace un rato vi en tus ojitos,
    querido sísifo.
    felicitancias.

  2. Adelasuma dice:

    más tarde la luz de tus ojitos la ví yo
    el mundo es de los valientes
    beso

  3. Luckitas dice:

    Te escribo esto solamente para q sepas q te sigo leyendo… pero nada mas… xq de verdad comprendo poco y nada tus posteos… con el de dios venia bien… pero termine sin entender nada… con el del acertijo… puf… menos q menos y en idiomas q no entiendo ni ‘jota’… y este ultimo… yo debo estar en plena oscuridad… xq los q te comentan hablan de la luz y yo a luz no la vi en ningun lado… lo q no deja de ser una dificultad de mi parte… y no de la tuya obviamente… bueno esto es todo lo q tengo q decirte para hoy… q sigas bien… besos desde aca para alla… jaaaaaaa… chau! ;)

  4. Nacho dice:

    Sisifo, hace cuanto tiempo que tienes a tu gatito??

    :)

  5. Miní dice:

    Teño ganas de verte. Bicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: