Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[269] Observaciones.


No hace mucho escribí un post sobre cierto regalo que me empeñé en hacerle a Aleph años ha, un instrumento musical estrafalario y decadente que costó su peso en plata y duerme aún en su estuche en espera de tiempos mejores. No cayó en saco roto el esfuerzo pos sacarlo del olvido: sirvió para que termináramos de ver que debíamos cuestionar la relación que estábamos reconstruyendo -y seguimos- y para que yo empezara a sospechar que hay algo de mí tras ese gusto por los instrumentos de cuerda. Psicoanalistas que me lean, por favor, guíen mi búsqueda.

observaciones

Yo sólo sé que tras resucitar a aquella cítara me enredé, sin quererlo, en una búsqueda de las raíces etnográficas de los instrumentos de cuerda pinzada a lo largo de Eurasia, que en casos se vuelve cuerda frotada y en otros batida. Lo que he hallado no ha resultado sorprendente, sólo se trata de un repaso a las mil variantes de caja de resonancia hecha sonar por el trabajo de una cuerda afinada vibrante. Digamos que lo más elemental dentro de esta tipología puede ser algo como el kántele, instrumento que se usa hoy en día en la Europa nórdica:

Gerry Henkel, kántele. Music For A Straw Hat.

A continuación una versión bien más elaborada del mismo instrumento y una interpretación infinitamente más ñona. O quizás lo sea sólo el atrezzo, no sé.

Viola Uotila, kántele. Canción finlandesa.

Triplicando cada cuerda y aumentando el número de cuerdas legamos al santoor, que originario de Irán se extiende hoy por Egipto, el Oriente Medio, India y alcanza hasta el Lejano Oriente. En el santoor persa la cuerda es batida y en la variante china (koto) en cambio es pinzada, lo cual le da menos posibilidades a la hora de alterar la duración de las notas, pero más en la consecución de sus rasgos expresivos.

Intérprete desconocido, santoor. Título desconocido.

También el santoor tiene su versión extremo-oriental: el yangqin, que en tiempos en Europa se llamó dulcimerio.

Li Chunyong, yangqin. La orden del general.

Buscando construir notas más graves se consigue alargar las cuerdas a base de añadir un mástil a modo de apéndice que permite, al mismo tiempo, separar de la caja de resonancia la función de la afinación, confiada a un clavijero al extremo del mástil. El kora de África Occidental es un ejemplo poco elaborado construida sobre elementos creados por la madre Naturaleza: la caja de resonancia es una calabaza ahuecada.

Lamin Saho, kora. Canción gambiana.

Cada cuerda asume la emisión de varias notas cuando se hace posible alterar su afinación pisándolas con los dedos de una manosobre el mástil, con lo cual la pulsación queda confiada a sólo la otra mano. El setar es un buen ejemplo, germen de toda la familia de los laudes y adláteres, y paralelamente de la de las violas, que acabarán librándose de trastes sobre el mástil para confiar al oído la construcción de las notas.

Mohammad Reza Lotfi, setar; Ghavihelm, tonbak. Bal dar Bal.

Mil modelos en tiempos experimentados y hoy caídos en desuso intentaron conjugar las ventajas de contar con cuerdas afinadas en una sola nota con las de tener cuerdas pulsables sobre un mástil. Se llegaron a hacer instrumentos con dos mástiles paralelos, o de longitudes extrañas, o con un número de cuerdas imposible de abarcar por la mano, como vemos en representaciones artísticas medievales o renacentistas, y que hoy nos parecen difíciles de ejecutar por una sola persona. Buen ejemplo, aunque entre los más discretos, es el bardou, a nuestros ojos curioso híbrido entre la sencilla cítara y la moderna guitarra.

James Kline, bardou, Marius Radvanski, nyckelharpa. Carolan’s Welcome.

Obsérvese cuál es la diferencia entre la europea espineta (cuerda pisada con una mano y pulsada con la otra) y el taishokoto (cuerda pisada por medio de un teclado y pulsada con la otra), en un proceso similar al avanzado por la nyckelharpa en el video anterior: ofrecer a la mano encargada de elaborar la melodía un representación más analógica de la escala a través de un teclado.

Claudine Buffet, espineta. Cantigas de Santa María.

Intérprete desconocido, taishokoto . Título desconocido.

Éste es el primer paso en el proceso evolutivo que a través del clave nos llevará al pianoforte, y que permitió ganar en posibilidades polifónicas al confiar a un solo mecanismo la pulsación y la afinación y en posibilidades expresivas al hacer sonar la cuerda no a través de su pinzamiento sino de su percusión, lo que permite distinguir infinitos matices de pianos y fortes donde antes sólo había el sonido de la cuerda pinzada por la púa. A quién no es virtuoso le interesa más poder construir la nota buscándola a lo largo de un glisando, como en la guitarra hawaiana.

Intérprete desconocido. Composición de Paddy Burgin.

Otros inventos más modernos y más occidentales, elaborados como variantes de la tan europea cítara, como el autoharp o el chromaharp, construyen cada acorde a través del contacto de una barra que pone en sordina todas las cuerdas que no intervienen en él, con el inconveniente de que es inevitable oír el rasgado de todas las cuerdas sordas y de que el número de acordes disponibles está limitado al que el puente ofrece. La ventaja, nada desdeñable, es que sin apenas aprendizaje, cualquier lego es capaz de acompañar una considerable cantidad de temas.

G. F. Harper, autoharp. The Water is Wide.

firma sis

Anuncios

Archivado en: sueños

6 Responses

  1. Dardo dice:

    Ay dios, y yo que subí un video de Natalia Oreiro…

  2. Seanya dice:

    hola,recibí tu sms, asi k mañana llamame

    un biko

  3. Adelasuma dice:

    tú tienes cuerdas
    yo, líneas de colores

    lo necesario para ser más feliz que una perdiz en valladoliZ!
    jajajajjajajajajajjaja

    “Cartel de la alegría

    La muerte debe ser vencida
    La miseria echada
    Que haya pájaros en cada pecho”

    Gustavo Pereira

  4. Maktub dice:

    No tengo tiempo ni en broma pa verme tantos videos! Ojala!! Pero te dejo un saludo igualmente.
    KisSX

  5. Tuti Elizegi dice:

    Hola : Me interesa todo lo referente a afinaciones de santoor ( 14 cuerdas ) , Tampura ( 4 cuerdas ) y monocordio ( 24 cuerdas ) . Forman los tres un solo instrumento que me tiene fascinado. Lo utilizo para acompañar el canto armónico y estoy creando distintas afinaciones. Agradecería que alguien me diera alguna afinación inspiradora de cualquier cultura. Un abrazo de Osolobo Tuti.

  6. Daniel dice:

    Tengo una Kora de 15 cuerdas me gustaria saber como se afina en la nomenclatura que tiene si me pueden mandar un esquema cuerda por cuerda gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: