Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[255] Neurosis.


Tengo frío.

Llevo toda la tarde encharcando mi estómago con tisanas que me ayudan a no tiritar y música que me ayuda a evacuar tensiones. Suele funcionar, pero parece que hoy menos que nunca. Empiezo a estar hasta la cresta de mis altibajos, que sólo me sirven para que nadie me aguante, empezando por mí mismo o por mi gato Taxi, que me rehuye.

Para esto sirven los blogs, para aclararse las ideas escribiéndolas, pero hoy lo intento y sólo logro mirar la pantalla embobado.

neurosis

Ayer asistí a un concierto de Aleph, Jueves y toda su tropa, con intervención de artistas invitados y público a esgalla, todo muy bien montado y muy profesional y muy lindo. Pero nada pudo impedir que se me hiciera cuesta arriba estar allí. No tenía alternativa, tenía que ir a ese concierto. Éste es mi sinvivir: quiero a Aleph, quiero estar con él y quiero que estemos juntos para siempre, pero no es bueno para nosotros, estar juntos nos hace daño y lo único que podemos hacer es no vernos. ¿Cómo no me van a comer los demonios?

Por suerte ayer él estaba demasiado ocupado para prestarme atención. Aunque lo peor fue ver a Jueves. Llevo días dolido con él. El corazón de este chico es una gruesa esfera de oro puro cubierta por una generosa capa de mierda que él mismo se ha encargado de disimular con varias manos de purpurina. Lo sé. Conozco a más de dos que esconden tesoros bajo cosas menos hermosas, pero mostrando intención -necesidad, diría- de hacer aflorar lo mejor de sí. Jueves es lo contrario. Cada día espero ver algo mejor de él y cada día me muestra algo peor. No quiere ni tocar su capa de mierda, la de oro ni sabe que existe. Es la exaltación de la purpurina, el elogio del oropel, el brillo como medio de supervivencia, como defensa frente al enemigo interior, nunca mejor llamado.

Me pregunto en qué momento perdí la capacidad de decidir quién de mi entorno conocería mi blog y quién no. Lamento el daño que les pueda hacer leer cosas como ésta, que nunca será mayor que el que me haría a mí no poder escribirlo. Siempre queda el ABC, a mí no me dejan escribir en él.

Lo de Jueves tiene cola. Hace semanas una bombillita se encendió en mi cabeza y fui capaz de explicar la fascinación que este chico es capaz de ejercer sobre mí a través del significado que cobraron sus neurosis. Ese nombre, y no otro, merecen sus trastornos del sueño, de la alimentación, su cleptomanía, su dificultad para controlar el enojo, su amnesia, su hipervigilancia, sus problemas de relación en general. Síntomas en grado leve todos ellos y que, a ojos de cualquier especialista, sólo indican una conclusión que algún día Jueves mismo deberá descubrir. Ahí se entiende lo que ha marcado nuestra relación: yo me identifico con Jueves, él me identifica con su padre, un sujeto del que no sé más que su edad, porque es la misma que la mía, y al que Jueves no menciona si no es para hacer comparaciones entre él y yo.

Cuando digo que me identifico con Jueves digo, cómo no, que lo he convertido en mi imagen erótica del momento -cada quién fornica consigo mismo convertido en otro, no lo olvidemos-. Lo curioso es cómo Jueves se comporta conmigo. Busca un papá y lo ha encontrado en mí, que babeo con sólo mirarlo, y para llegar a mí, simplemente, me seduce, pero sin pasar nunca a mayores: me mira, me besa, me abraza, me toca, me acaricia, hace bromas, juegos de palabras… no premeditados ni conscientes, y de los cuales tiene que desdecirse continuamente y ponerles remedio a base de bromas y enojos. En dos palabras: calentándome la sangre se ha ganado a su nuevo papá, y eso, si mis sospechas son ciertas, no es más que una repetición del comportamiento aprendido.

Me gustaría saber qué tipo de pájaro es su padre.

Por supuesto, ésta no es la única interpretación posible, donde yo veo un calembour de signos otro verá el comportamiento de una personalidad impulsiva. Yo ya no me fío de mi objetividad. No importa. Recién rota la relación con Aleph, me encuentro con que voy a tener que divorciarme también de Jueves, con quién nunca estuve pareado. El colmo. ¿Será cierto que la familia está en crisis? Será. Poco me importa.

firma sis

Charles Aznavour. Comme ils disent.

J’habite seul avec maman
Dans un très vieil appartement,
Rue Sarasate.
J’ai pour me tenir compagnie
Une tortue, deux canaris
Et une chatte.
Pour laisser maman reposer
Très souvent je fais le marché
Et la cuisine.
Je range, je lave, j’essuie,
A l’occasion je pique aussi
A la machine.
Le travail ne me fait pas peur.
Je suis un peu décorateur,
Un peu styliste,
Mais mon vrai métier c’est la nuit
Que je l’exerce en travesti:
Je suis artiste.
Jai un numéro très spécial
Qui finit en nu intégral
Après strip-tease,
Et dans la salle je vois que
Les mâles n’en croient pas leurs yeux.
Je suis un homme, oh!
Comme ils disent.

Vers les trois heures du matin
On va manger entre copains
De tous les sexes,
Dans un quelconque bar-tabac
Et là on s’en donne à cœur joie
Et sans complexe.
On déballe des vérités
Sur des gens qu’on a dans le nez
On les lapide.
Mais on fait ça avec humour
Enrobé dans des calembours
Mouillés d’acide.
On rencontre des attardés
Qui, pour épater leurs tablées,
Marchent et ondulent.
Singeant ce qu’ils croient être nous
Et se couvrent, les pauvres fous,
De ridicule.
Ça gesticule et parle fort,
Ça joue les divas, les ténors
De la bêtise.
Moi les lazzi, les quolibets
Me laissent froid, puisque c’est vrai.
Je suis un homme, oh!
Comme ils disent.

A l’heure où naît un jour nouveau
Je rentre retrouver mon lot
De solitude.
J’ôte mes cils et mes cheveux
Comme un pauvre clown malheureux
De lassitude.
Je me couche, mais ne dors pas,
Je pense à mes amours sans joie
Si dérisoires,
A ce garçon beau comme un Dieu
Qui sans rien faire a mis le feu
A ma mémoire.
Ma bouche n’osera jamais
Lui avouer mon doux secret,
Mon tendre drame,
Car l’objet de tous mes tourments
Passe le plus clair de son temps
Au lit des femmes.
Nul n’a le droit en vérité
De me blâmer, de me juger,
Et je précise
Que c’est bien la nature qui
Est seule responsable si
Je suis un homme, oh!
Comme ils disent.

Archivado en: dolor

4 Responses

  1. Adelasuma dice:

    me cago en san pito pato

    ahora me sereno y escribo algo menos grosero y con más sentido

    (es que estoy hablando con el estocolmo por motivos laborales y las injusticias me cabrean, en fin)

  2. Adelasuma dice:

    El sábado andaba yo preocupada por ti, pero en cierto modo, queriendo que fueses a ese concierto y cayeses de la burra.

    Por mucho que quieras no puedes hacer nada para que alguna gente se deje de hacer daño y se joda la vida (esto me lo dijo mi amigo J., el ángel de la guarda de Karlief). Ni puedes hacer nada para que dejen sus lastres, para que dejen sus miedos, para que sigan adelante. Hay gente que se instala en su propia mierda y allí se queda. Tú no puedes esperar por ellos. Flaco favor, entre otras cosas.

    Sólo queda “el gato de Jodorowsky”: “yo tenía un gato al que quería muchísimo. Fue envejeciendo y adquiriendo molestas mañas; yo lo seguí queriendo; al fin murió en un estado calamitoso. Yo lo quise hasta el fin. Me sirvió pensar que los problemas de mi gato eran sus problemas y no los míos. Sufrir con él no me servía de nada. Me limité a quererlo.”

    Me limité a quererlo… a quererlo. Yo me limito a querer ahora. Y estoy mucho más tranquila. Ayudo en lo que buenamente puedo, pero sólo al que quiere ser ayudado (las palabras del tipo misterioso no caen en saco roto, hay mucha sabiduría en él; lástima que casi nunca se escuche). No puedo seguir dejando que tiren de mí hacia abajo. Así que ahí estoy, con la mano siempre tendida, pero nunca más esperando.

    Las personas no son niños. Libre albedrío. Y nosotros no somos padres (aun jajajjajajajaj). No somos nadie para decidir que hay que hacer y que no. A veces, quizás, (y perdóname, sabes que va con cariño) pecas de soberbia: pretendes enderezar lo torcido. Es lógico, eres una buena persona, y te preocupas. Pero sabes, como yo, que si el sujeto en cuestión no es consciente de su cambio, es inútil, no ha servido para nada. Deben ser ellos. Y además, es más fácil ver el palito en el ojo ajeno que la viga de gran canto en el propio.

    Sabes que hay quién habla conmigo como con un espejo. “No sos vos, soy yo”. A veces nos olvidamos de que nosotros hacemos lo mismo. No somos tan diferentes. Vemos en los demás nuestras propias abolladuras. Para colmo, dios los cría y ellos se juntan, marabunta jajajjajajajaj. O epidemia jajjajajajajajjajaja.

    Y recuerda una cosa (al menos es así tras el espejo): se quiere con las manos abiertas. Si intentas aprisionar, no es amor, es egoísmo. Cuando quieres realmente a alguien te basta con saber que existe y que es feliz. Esté donde esté, con quién quiera que esté. Si llegas a eso, verás lo que es el amor. Y créeme que es algo brutal, algo que da una serenidad abrumadora, que llena. Y crece. A mí me está pasando. Supongo que todos vamos camino del Amor Universal. Y si lo amado comparte el tiempo contigo, maravilloso; y si no, que más da. El mundo está lleno, el eco del todo está en cada parte, cada momento es único, vivir cada momento es la meta. Y una vez vivido nadie te lo puede quitar. El pasado no existe, eres tú.

    El sábado me acordé mucho de ti. Bajé con el tipo misterioso y el tipo rutinario-pretoriano. Llevaba las alas puestas. El spleen bajaba duro, creo que para ellos también. Sé que para ellos también. Y terminé yo sola por ahí, paseando a las tantas de la madrugada (ale, ahí, jugándose el tipo, cualquier día me atracan). La gente me cansa soberanamente. Sólo me apetece estar con unas pocas personas; charlar con gente varia, sí, pero estar, sólo con algunos. Todo me parece superfluo, trivial, escenográfico. Y me repele. El tipo misterioso se sumerge en ese caldo. Yo no. Las dos posturas están bien si es lo que realmente queremos. Si es lo que realmente queremos. He ahí la cuestión. En mi caso, es lo que realmente quiero. A veces veo a través de la gente, como si no existieran. Todos piraron y el tipo misterioso me dijo que quería estar solo, que me buscase la vida. Así que me fui a arar la ciudad. Hacía un frío de cojones. Pero me encontraba bien. Ya ves, una pureta alada de negro que cada día depende menos de nada que no sea ella misma, aunque necesite a algunas personas; pero si no están, pues no pasa nada. Es bonito añorar, “sentir la ausencia de ti”, pero si echas de menos por dependencia, malo. Ya basta de príncipes y princesas de cartón piedra y de esperar que sea alguien quien te resuelva la vida por arte de birle birloque. Menuda memez. Me hablaba el tipo misterioso el viernes sobre la pareja perfecta, supuestamente una persona igual, a tu imagen y semejanza; cada día me dá más repelús ese concepto. Me gusta ver lo único y especial de cada alma. No me gusta el inmovilismo. Ni el autobombo. Lo fácil es absurdo, aburrido, y está muerto. El contacto con las personas hace crecer. Y por eso es bueno.

    El sábado me acordé mucho de ti. Pero bueno, ya nos vemos hoy. He hecho magdalenas de coco. Nos haremos un té y brindaremos por el futuro, siempre misterioso. Que nos deparará la vida? Vete tú a saber. Qué más da.

    Beso.

  3. Adelasuma dice:

    (A veces pensamos que si los enderezamos a ellos, nos enderezaremos nosotros, y no es así)

  4. Currito dice:

    Las personas no son niños, pero los niños, sí. Da igual su edad natural, si la mental se comporta de manera caprichosa. Por otra parte, el ser humano es egoísta y caprichoso por naturaleza. Quien diga lo contrario, miente. Sin embargo, todos tenemos ese fondo de oro, más o menos oculto entre la mierda, y sólo nosotros mismos debemos dejarlo aflorar. Cualquier persona que lo intente desde fuera se verá hundido en la mierda misma antes de lograr siquiera ver el fondo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: