Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[250] Falta.


falta

Hoy ha sido un mal día. Ayer tuvimos una visita desagradable que ya no sé si se resiste a marcharse o me pide ayuda para hacerlo. Pasé frío, temblé y lloré, por ese orden, hasta quedar agotado. Hasta Taxi ha intentado exorcizar hoy la casa a base de aguas benditas. Insistentemente, además. Yo también he usado el agua con él, pero de otra forma. Obstinadamente, también.

Hoy solamente me hacía falta dormir mucho y ver a Jueves. Pero Jueves no ha querido verme. Ese chico me tiene miedo.

Soy para él un imán y eso no me gusta, aunque tampoco me disgusta. Creo que sé el porqué de ese magnetismo, pero él no. No es capaz de saberlo aún, es bueno que siga así. Mi fantasma me da frío en los pies por las noches, pero está muerto. El suyo sigue vivo y duerme en la habitación de al lado.

Pero además de atraer a Jueves, le doy miedo. Conmigo hay cosas que se escapan a su control, la ilusión de su felicidad se vuelve humo rosado. Cuando estoy con él se descubre a sí mismo haciendo cosas, diciendo cosas, queriendo cosas que le dan miedo. Él no quiere ser como yo, pero es como yo en muchos sentidos.

A mí todo eso me da igual. Yo no le voy a hacer daño, bastante trabajo me cuesta no resultar dañado yo mismo. Yo sólo sé que hoy me hacía falta alguien y que Jueves era quién yo más necesitaba. Lo llamé y se escondió tras una excusa mal improvisada. Lo volví a llamar -yo también suplico cuando no debo- y volvió a escabullirse. No pasa nada, nadie se muere por culpa de la ansiedad, tampoco de la vergüenza.

El sábado lo veré en su concierto.

Tampoco me he llevado ninguna decepción. Olmos no dan peras.

firma sis

Raymond Lévesque. Quand les hommes vivront d’amour.

Quand les hommes vivront d’amour
Il n’y aura plus de misère
Et commenceront les beaux jours
Mais nous, nous serons morts, mon frère.
Quand les hommes vivront d’amour
Ce sera la paix sur la Terre,
Les soldats seront troubadours,
Mais nous, nous serons morts, mon frère.
Dans la grande chaîne de la vie
Où il fallait que nous passions,
Où il fallait que nous soyons,
Nous aurons eu la mauvaise partie.
Quand les hommes vivront d’amour
Il n’y aura plus de misère.
Peut-être song’ront-ils un jour
A nous, qui serons morts, mon frère.
Nous qui aurons aux mauvais jours
Dans la haine et puis dans la guerre
Cherché la paix, cherché l’amour
Qu’ils connaîtront alors, mon frère.
Dans la grand’ chaîne de la vie,
Pour qu’il y ait un meilleur temps
Il faut toujours quelques perdants
De la sagesse ici-bas c’est le prix.

Archivado en: dolor, vergüenza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: