Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[202] Jueves.


jueves

Jueves es yo desde que lo conocí hace ya un año.

Jueves es menudo y lindo, de piel fina, voz rota, dientes como soldados y cabello montuno. Sus ojos pequeños me escrutan bajo sus cejas finas y escasas con expresión de eterno asombro. Jueves es bueno, simpático, interesante y bello.

Jueves es un poeta que crea versos para comprenderse y los canta, o mejor diría los berrea. Su cuerpo todo se tensa y se encorva como queriendo evacuar a través de su garganta las heces de su corazón.

Yo soy Jueves con varios lustros más en la cara.

Procuro enseñarle lo poco que sé para mejorar su manera de cantar: cómo usar su diafragma, cómo respirar, cómo aprovechar sus cajas de resonancia, cómo proyectar la voz y cómo colocarla. Lo poco bueno que consigo hacer de él me llena de satisfacción, pero no consigo que me haga gran caso nunca y avanzamos muy lentamente. Jueves no pretende cantar bien, busca sólo el exorcismo a través de las notas musicales. Y en esas estamos.

Los ojos de Jueves son como el espejo aquel de la fábula en el que me veo reflejado tal como yo soy. Veo cosas muy feas, un reflejo de insanía y de ofuscamiento, pero también otras muy lindas y muy esperanzadoras. Cuando veo a Jueves delante de mí deseo abrazarlo y no soltarlo nunca, por eso cuando comenzó a saludarme entre sus brazos delgados y fibrosos no supe reaccionar, pero ahora le he cogido el gusto a ese calor y lo busco.

Hace pocos días tuve un sueño en el que Jueves actuaba. Conservo en la retina sólo una pequeña porción: nuestras cabezas descansaban apoyadas la una en la otra. Nos mirábamos a los ojos y sentíamos nuestras respiraciones cálidas. Yo extendía mis labios hacia los suyos y los besaba. Él respondía adentrándose en mi boca por un breve instante. Luego se apartaba y miraba hacia otro lado sin dejar de apoyarse en mí. No recuerdo más.

Creo ver en ese sueño mi necesidad de entrar en comunicación con aquella parte de mí que Jueves simboliza: lo que de mí intenta comenzar a andar, a romper la amnesia que pone límites, a independizarse y a crecer. Jueves es yo en mi sueño, pero también en el mundo de la vigilia. Me he dado cuenta de que mi actitud hacia él es la del pade hacia el hijo, y eso no me gusta ni me conviene. Además no es eso lo que él busca. Jueves ya tiene un padre y quisiera no tenerlo, aunque él eso aún no lo sabe. Tampo sus padres tienen las cosas claras: respeto no es sumisión.

Jueves ya no es imberbe, pero aún no es un hombre. No importa, hay tantos que no serán nunca hombres… Pero él quiere crecer. Su propio cuerpo le manda señales que no comprende: dolencias, momentos críticos. Sin motivo, dice. Yo le digo que siempre hay motivos, aunque no los comprendamos. Creo que se siente de más en el mundo que ha sido suyo hasta ahora. Acabará buscando nuevos horizontes. Lo vaticino. Espero que comprenda que las fronteras no siempre son lineas en un mapa. Mi amigo las cruzará: buscando sus amores irá por esos montes y riveras, ni cogerá las flores ni temerá las fieras y cruzará los fuertes y fronteras. Él nacio Jueves y algún día se irá de vacaciones.

Si Jueves ha leído esto me saludará al día siguiente con un beso en la mejilla y un pescozón. Yo sentiré vergüenza y alegría al mismo tiempo. Vivir es bonito, pero casi nunca es fácil.

firma sis

Françoise Hardy. Träume. M. Böttcher, F. Weyrich, 1970.

Träume, die bei Nacht entstehen
Und am Tag vergehen
Sind meistens garnicht wahr
Weil sie unter den Millionen
Unserer Illusionen
Geboren sind
Träume sind wie ferne Wolken
Denen andre folgen
Solang es Leben gibt
Sag mir, sag wohin sie treiben
Wo sie einmal bleiben
Weiß nur der Wind
Wie ein Wunder ist die Welt
Jeder Baum und jedes Feld
Wie ein Wunder ist die Welt
Träume, die uns nichts bedeuten
Sollte man beizeiten
Mit anderen Augen sehn
Weil sie oftmals unser Denken
Auf die Wege lenken
Die wir dann gehen

Anuncios

Archivado en: ayuda

5 Responses

  1. adelasuma dice:

    a veces me quedo congelada dentro de mi misma

    yo no tengo jueves
    pero tengo viernes para soñar
    y desentumecerme

    lo malo es que después amanece el sábado, y más tarde, el domingo
    domingos infames de tristeza absoluta
    domingos difíciles
    domingos asesinos de viernes
    o quizás, viernes malditos que se vuelven domingos
    no lo se

    la vida no es fácil, pero es bonita

  2. Currito dice:

    También yo nací un Jueves, y como Jueves, también creo que hay cosas que no tienen explicación, son como son y punto, y ello es lo que las hace mágicas. Besos.

  3. Aleph dice:

    precioso todo.

    precioso encontrar espejos,

    precioso hacer nuevos amigos,

    precioso que ayuden tanto.

    te quiero.

  4. Luckitas dice:

    Toda una genialidad lo q escribio ‘adelasuma’… me senti tan identificado con eso q es de no creer… lo del Jueves no lo entendi… pero bue… chauuuuuuu…!!!

  5. seanya dice:

    yo nací domingo…el día que más odio de la semana,jajajaja…

    todos, a veces, nos sentimos un poco jueves…pero cuando no lo somos y vemos uno delante no lo comprendemos, ni nos acordamos de que nosotros también lo somos en algunos momentos

    yo voto en irnos todos de vacaciones jajajajajaja

    ———

    un bicooooooo de Patri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: