Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[113] Pánico.


panico

Recuerdo un comic que leí de pequeñito en el que alguien le preguntaba a un escultor cómo era capaz de darle a un bloque de piedra la forma del modelo. El escultor respondía: “Se quita lo que sobra y ya está”. Normalmente escribo a la manera inversa, pongo las palabras una detrás de otra y ya está, sé expresar lo que quiero y no pienso cómo hacerlo. Sobre el resultado ya no hablo.

Por eso este post es cosa nueva para mí. Las ideas se quedan en mi cabeza y no se hacen verbo, y eso me frustra mucho. Se trata de hablar de cosas que me superan porque me hieren tanto como es posible. Aguanto muy bien cualquier dolor menos éste, éste además me da miedo, el miedo despavorido que provocaba el dios Pan a los caminantes. Es el miedo a querer a alguien. Querer es exponerse al dolor. La incertidumbre de no saber si te aman es el primer dolor. No quiero teorizar sobre el arte de amar, doctores tiene la Iglesia. Ni sabría decir lo que es el amor. Según Pablo Juan es Dios mismo. En fin, yo sólo sé que me tiembla el pulso y me falta el apetito y me hallo a horas insalubres escondido del sueño, y mis días son una sucesión de estados de ánimo sísmicos que se suceden en ondas senoidales y que pautan mis viajes de la cama a aquí y de aquí a la cama y vuelta a empezar.

El sujeto tiene sus peculiaridades. A voz en cuello y con desespero pide afecto, con más ahinco a quién es severo con él. Y es tal su afán que ha sabido ocultar su personalidad para hacerse amable. Sin embargo, cuando ve en alguien interés, se aleja desdeñoso como retándole a perseguirlo. Todo ello genera un juego agotador de “ni contigo ni sin tí” que me ha obligado a buscar su atención a base de agredirlo, y juro que me ha dado resultado pero no satisfacción.

Hoy me he pasado el día intentando hablar con él, pero no ha querido. He tenido que buscar calma en la arena y en la mar, pero sin gran logro. Hasta Taxi parece sosegado en comparanza. Se irá con su verano y se esfumarán su dulzura, su fragilidad, su inocencia, su energía, su ternura, su carnalidad, su ligereza y su amor como el humo de mi cigarro huye por la ventana.

Te he enviado por correo electrónico nuestras conversaciones via chat por si quieres conservarlas como trofeo, creo que voy a borrarlas. Abstente, por favor, de dejar comentarios hoy. No me harían bien.

Amanuense, ya voy notando tu mirada inyectada.

firma sis

Pasión Vega. Malagueña salerosa.

Archivado en: dolor

5 Responses

  1. Amanuense dice:

    Cielo, ni te lo imaginas,pero el que me voy
    a absteer de hacer comentarios soy yo
    no que no quita que recibir vas a recibir estopa por cierto amor no es San Pablo SINO SAN JUAN quien dijo lo que Dios es Amor
    pero esa no es la cuestión y tu lo sabes

  2. adelasuma dice:

    Siempre me ha sorprendido ese vínculo entre amor y dolor; la parte del amor que duele es la que tiene que ver con nuestros miedos: me querrá él a mí?; me abandonará?; se enamorará de otra persona?; terminará por hacerme daño?; …. Es normal, incluso bueno, esa parte del amor en sombra; nos hace humanos, nos hace sentir vivos; al final, todos somos un poco masoquistas.

    Efectivamente, querer es exponerse al dolor, pequeño precio; si eres osado y te aventuras, el premio es mucho mayor: ser invencible.

    Me decían el otro día que no existe el amor desinteresado, que siempre hay un cierto mercantilismo por medio; el tipo (muy misterioso) que más me insiste en ello es el que, seguro, sabe que eso no es cierto; sé que siente el Amor del Mundo, el Amor de Juan, Dios mismo; pero vive en pánico, lo sé porque yo también; y eso sí que es inaceptable.

    Y existe un remedio para cuando te enamoras del perro del hortelano: “el gato de Jodorowsky”; lo único que se puede hacer con las personas heridas es quererlas, y darles tiempo; nada más, ni nada menos.

    Crecer es abandonar tus miedos; es difícil, doloroso incluso; bueno, es sustituir unos dolores por otros, e ir ensanchando el alma; que no te asuste.

    Somos contenedores de tiempo, los recuerdos son tiempo; no consumimos un tiempo, nos alimentamos de él; somos el Tiempo mismo. Haz que el tiempo sea tu aliado, no tu verdugo; nadie puede quitarte lo que vives, lo que sientes, lo que piensas, lo que sientes, lo que sientes; tú eres lo que sientes, tú eres lo que amas, tú eres Dios mismo; ejerce como tal.
    Un beso

  3. DoNuTTz dice:

    Pues me parece que queda clarísimo… bueno, muy bueno. Si no, no vendríamos tantos :)
    Un abrazo enorme ;) Sigue esculpiendo :)

  4. Teseo dice:

    Pues bueno no es, es estupendo. Supongo que las obras hacen honor a su autor, no?

  5. te diria que llevaras cuidao. que como dice cierto bloguero no confundas realidad con ficcion, pero creo que ya es tarde.
    pon un hombre en tu vida, un hombre de a pie. y hasta que no veas sus ojos enfrente de ti no te enamores…
    un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: