Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[045] Demonio.


Es cierto que al pasar los treinta lleva días y no horas recuperarse de una noche de juerga. Yo no siempre fui así, tengo enganchado la noche con el día y con la noche en más de una ocasión. Ayer a duras penas alcancé la madrugada y entre mi gato y el sol inoportuno mi sueño se convirtió en crónico.

el demonio, el mundo y la carne

Hoy el aliciente principal para estos excesos está en casita preparando su fin de curso. ¿Mañana vuelves? No, que tengo exámenes esta semana. ¡Alabado sea el altísimo, y por siempre sea alabado! ¿Exámenes? Criaturita… ¡Y yo bebo los vientos por él… yo que ya peino canas! ¿Por qué esta debilidad por la carne tierna, la materia dulce, el lechón, el cordero añar, el tocinillo de cielo, el foie almibarado, el dulce de guayaba, el aguapanela? Amanecer junto a un ser postpúber me aporta una energía que él no pierde, pero deja un gusto como de pus en la garganta. Esto es la práctica del vampirismo en la sangre virgen. Drácula no sólo era el malo en la novela, también una criatura atormentada por la necesidad imperiosa de beber de cristalinos cuellos inocentes. A mí no me reporta beneficios este gusto por el paidós más allá de las horas del amor, yo aspiro a comulgar con mentes robustas y sabias, y de eso no hay en la cabeza de un infante. Se trata de una maldición del cielo, realmente.

He tratado este tema en terapia una y otra vez, y sólo ahora empiezo a ver su silueta desvaída. Los sueños llevaban años sugiriéndome cosas pero, sin quererlo, mi madre abrió la puerta que tantos años quiso mantener cerrada. La tesis es la siguiente: en algún momento anterior a mi pubertad viví una situación en la que yo era objeto seducido. La tal seducción pudo existir en el mundo o en mi imaginación, pero dejó la siguiente huella: para mí los cuerpos jóvenes son un regreso a una situación no resuelta, una ocasión para resolverla y un espejo en el que observarme tal y como yo era entonces. Yo aprendí a amar en juventud.

Tal fue la explicación de mi psicoanalista. No reconocí en ella ningún episodio vivido, pero lejos de parecerme ajena a mí me pareció familiar. Luego encontré otros indicios con nombre de madre que me hacen tenerla por la más sólida. A algo tengo que aferrarme. Sólo en mi cabeza puedo encontrar asidero para moverme en terreno tan fangoso. Por ahora este tema sólo me provoca inquietudes, nada veo claro y me debato entre la cacería con artes de lobo viejo y la contención sin más.

firma sis

Archivado en: dolor, introspección, sueños

6 Responses

  1. Juane dice:

    Bueno, antes que nada agradecerte tu paso por mi humilde blog. Esto parece providencial, justamente me pasa algo parecido porque estoy digamos que saliendo con un chico de 18 años y es raro. Todavía no lo habia analizado mucho porque apenas nos estamos conociendo, pero hasta ahora me ha producido extrañas sensaciones. Me resulta casi irónico que una misma persona me haga sentir tan fresco y tan pasado al mismo tiempo. Bueno, espero pasar por acá seguido para leerte.
    Saludos

  2. DavidMo dice:

    A mi en cambio, la debilidad me lleva hacia la carne madura, la experiencia, la sabiduría del pasado, los años a la espalda y los músculos asentados en su sitio. Supongo que lo que necesitamos es buscar una persona que tenga todo eso que echamos en falta en nosotros mismos, un espejo de lo que queremos ser, de lo que seremos o, porque no, de lo que fuimos…

  3. Manel dice:

    Creo que ambos nos hacemos las mismas preguntas y compartimos gustos. Como tú, tampoco encuentro explicación ni recuerdo situación alguna. La contención -bastante obligada en mi caso por cierto- parece una postura digna a falta de respuestas.
    Un abrazo solidario wapo.

  4. Teseo dice:

    Pues te comento que a una amiga mía y a mí tb nos gustan los jovencitos, jeje, q no todo lo tiene q explicar un señor tras un diván, sobre gustos ni escritos ni razones!

  5. Iago dice:

    Tu te quedaste sin palabras en mi blog, yo en el tuyo no. Me queda una, pero no creo que te gustara. Ni a mí.

    Corto y cierro.

  6. alejandro dice:

    que edad tiene tanta vejez? y que edad la carne que buscas? ten cuidado donde te metes, que hay carnes que no se buscan por amor
    no se tu explicacion a tanto capricho, no se si es capricho o sentimiento escondido, no se si tu psicoanalista sera bueno o mala, pero en la playa piensate lo que tu buscas. un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: