Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[013] Mayo.


Ayer martes, celebración de San José Obrero, pasé el día mayormente durmiendo. Una saludable actividad.

Luego, mientras espulgábamos a Taxi a seis manos (dos mías, dos de Ariadna y dos de Aretusa) y bebíamos té a tres tazas (una por cabeza) fuimos elaborando de a poquito la teoría que yo, yo y sólo yo bauticé como Teoría del huequito en el sofá de Homer Simpson. El título se refiere a un capítulo que ninguno de los tres supo recordar bien, en el que Homer se desacía de su sofá para cambiarlo por uno nuevo, pero acababa por buscar de nuevo el viejo sofá porque echaba de menos la forma que su trasero había conseguido ir erosionando en el asiento con gran trabajo.

mayo

La idea es ésta: Los momentos de ruptura de una pareja, vistos por su vertiente positiva, son los más adecuados para iniciar una cierta introspección, si es que la “depre” te lo permite o te lo aconseja. Es entonces cuando la ausencia del ser amado se hace evidente en infinidad de momentos, y se puede distinguir en cada uno de ellos si esa ausencia es dolorosa o no, y si lo es por necesidad de tenerlo cerca o por depender de él o porque es más cómodo tenerlo que no tenerlo. Nosce te ipsum! Su huequito queda visible en el sofá, ya no está él para taparlo, y ahora se ve su forma, su profundidad, sus bordes, notas que te escurres hacia él cuando quieres dormir la siesta, y si alguien viene a sentarse en ese lado del sofá no encaja, no está cómodo.

Yo sé que Aleph me hace falta por motivos prácticos (la economía de dos no es lo mismo que la de uno dos veces), porque soy emocionalmente muy dependiente (esto es defecto mío, pero él era un bálsamo para mí, aunque sólo paliativo) y porque lo quiero. Sólo este último motivo me parece válido, los demás contaminaban nuestra relación. Él también tenía lo suyo: una madre muerta y sin enterrar desde hace 30 años, una madrastra-mucama y un padre que ha logrado clonarse en él y en sus tres hermanos. Estoy sondeando su huequito en nuestro sofá. Todo de a poco.

Nada de lo antedicho me sirve para lograr lo que yo deseo ahora, que es volver atrás en el tiempo y poder hacer que Aleph quiera seguir conmigo. En el universo que yo habito nada de eso es posible. Pero tener un poquito claro como trabaja el animal que yo soy y cómo hay que educarlo tiene que ser de necesidad positivo para ulteriores relaciones, que dios mediante llegarán.

Releo este post antes de publicarlo y no me queda nada claro que sea comprensible, sin embargo no escribe quien sabe, sino quien lo necesita. Sé benevolente, amable lector, y regresa a ésta tu casa siempre que gustes.

firma sis

Archivado en: dolor, reflexión, voluntad

3 Responses

  1. supermann dice:

    Buenas, primero felicitarte por tu blog, esta muy chulo. Después respecto a los simpson, me encantan. Los novios y el echar de menos es un tema del que no opino porque no lo conozco.

    Volvere, jeje, 1 abrazo.

  2. elagente dice:

    yo tambien queria tener un huequito del sofa… muchas gracias por los apoyos guapo y cuidate mucho. elagente

  3. Teseo dice:

    Me has emocionado, y me has hecho pensar… Un post soberbio (de bueno quiero decir).

    Un abrazo muy fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: