Sísifo se hace viejo

"El hombre solitario es una bestia o un dios" (Aristóteles).

[011] Cuello.


Cuerda

Hoy nací con una cuerda atada a mi cuello. Las ganas de llorar me subieron a los ojos en cuanto me sentí empujado fuera de la cama por el frío de las sábanas desiertas. Aleph era quien ponía calor en nuestro colchón, yo me acostaba cada noche y me arrimaba a él hasta que alguna esquina de mi cuerpo tocaba su piel ardiente. Un silbido pautaba su respiración. En ese momento yo era feliz, y se repetía cada noche, todas las noches. No hay brasero que me devuelva ese calor, mi casa es fría ahora y, como Alonso Quijano, tengo el seso medio reseco de poco comer y mucho leer. El cuerpo se me resiente y me reclama descanso pero, lo más, consigo sólo enhebrar sueños plagados de pesadillas imposibles de recordar y me levanto la noche mediada hasta que, de pie ante la ventana, reparo en que la hora es ya intempestiva y la madrugada está a llegar.

Si yo pudiera recordar mis sueños… sospecho que muchas cosas se me presentarían más claras.

firma sis

Archivado en: ayuda, dolor

One Response

  1. Teseo dice:

    ¡Hey tontorrón! tú te bastas y te sobras para calentar tu cama! piensa que tienes la oportunidad de definirte por tí mismo sin depender de otro. ¡¡Sé fuerte y no te me engorriones!! La compañía debe ser bien recibida pero no indispensable.

    ¡Ánimo compi mitológico! ¡¡un abrazo MUY MUY GORDO!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Posts más leídos

A %d blogueros les gusta esto: